Reportaje · 03/03/2017
EL PATRIMONIO COMO BIEN COMÚN
ESPECIAL PATRIMONIO
Dialogar acerca de cómo los ciudadanos conciben el patrimonio, poniendo énfasis en destacarlo como un valor compartido, fue el objetivo de un encuentro en el que diversos actores coincidieron en que la protección patrimonial debe tener en cuenta diferentes culturas y formas de vivir construida desde la diversidad, convirtiéndose en un bien común para todos.
Por Gabriela Campillo y Dominique Soriagalvarro

Colaboran:

Expandir el concepto de patrimonio para comprenderlo como una forma de vida, reflejo de las costumbres y la cultura de un determinado lugar o grupo humano, y discutir acerca de su significado fue el centro del diálogo que sostuvieron diversos representantes de organizaciones vinculadas a la gestión patrimonial.

Así, miembros del pueblo mapuche, organizaciones vecinales, del mundo académico y universitario discutieron en el cuarto coloquio “El Patrimonio ¿bien común o bien de mercado?

Este encuentro se enmarcó en el ciclo de coloquios regionales organizados por el Consejo de la Cultura, que tuvo versiones en las ciudades de Arica, Castro, Temuco y Valparaíso. El objetivo fue desarrollar un espacio para la reflexión y debate regional, en torno a las propuestas y políticas públicas sobre el patrimonio.

La agrupación Defendamos la Ciudad, el grupo Arte Textil Pawllu de Estación Central, la Agrupación Vecinal por la Defensa del Patrimonio Local de San Miguel y la Corporación Maestranza fueron algunas de las colectividades que se hicieron presentes. Sus dirigentes coincidieron en la necesidad de conversar sobre las distintas experiencias y trabajar por el patrimonio a través de la legislación y las políticas públicas, como un bien común que permita resguardar la identidad y construir el futuro. 

Los asistentes coincidieron en que el patrimonio se debe entender como un bien público, que no solamente se encarne en el inmueble, sino que permita identificar diferentes culturas y maneras de vivir. Un punto de inflexión fue la postura del pueblo mapuche, para ellos el concepto de patrimonio se refleja en el Taiñ Mapün, que incluye la naturaleza y el kimün (conocimiento).

“Se habla del patrimonio como posesión, pero para nosotros es pertenecer. Más que conservar algo que poseemos, somos una cultura que se resiste a morir, a extinguirse”, afirma María Angélica Huenchún, encargada del Programa de Pueblos Originarios de El Bosque y co-administradora del centro ceremonial Mahuidache. Agregando que “si queremos darle un sentido más profundo a nuestros conceptos, tenemos que hacernos parte de este tipo de espacios, lo que nos permite dinamizar la cultura. Para nosotros no existe una distinción entre lo material y lo inmaterial, porque en el mapün todo tiene vida y un sentido, ese es nuestro patrimonio”, concluye Huenchún. 

De lo anterior se desprende la idea de patrimonio como bien público, que puede asegurar por un lado su protección y fomento, y por el otro la convergencia de distintas visiones. Con esto coincide el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, quien afirmó que lo público encuentra en el patrimonio una base sólida. “Sólo en la medida en que asumamos esta conexión entre historia y lo público, entendiendo la heterogeneidad cultural y étnica de nuestro país, vamos a ser consecuentes con esta idea”, agregó Vivaldi.

Desde el mundo universitario, el arquitecto José Rosas considera que las “paradojas culturales” no siempre se pueden resolver, como bien común versus bien de mercado, o modernidad versus identidad. “Hay un trabajo enorme por parte de todos: acercar esas distancias para que sean leídas en los matices de los grises, y no de los opuestos”, afirmó Rosas, director del Centro del Patrimonio Cultural UC.