Entrevista · 06/09/2017
EL PATRIMONIO FÓSIL DE AYSÉN
Francisco Mena, antropólogo del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia. Región de Aysén.
Para Francisco Mena, antropólogo del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP), el patrimonio es mucho más que edificios históricos: está en la tierra y los fósiles, que cuentan la historia de cómo vivió el ser humano en uno de los lugares más australes del mundo.
Por Gabriela Campillo F.

Colaboran:

¿Por qué es importante el patrimonio de Aysén?

 

La arqueología se ha centrado en objetos llamativos y Aysén es una zona muy marginal donde hay poco material, vivió poca gente, todo está bastante enterrado y muchas veces no está preservado. Es muy interesante entender cómo el ser humano se adaptó a ambientes difíciles como las montañas boscosas. Hoy existen las herramientas para estudiar la arqueología de Aysén, algo muy interesante a nivel planetario: cómo el hombre ocupa los márgenes del hielo en el fin del mundo. La arqueología no busca tanto tesoros, sino que busca entender cómo vivía el ser humano, que vive en grandes aldeas o poblaciones pero también explora espacios más extremos. Además, hay pocos lugares en Chile con grandes sedimentos y capas de material donde puede haber fósiles y uno de ellos es Aysén. Ahora encontraron el famoso Chilesaurus, hay también mamíferos de la época del Pliozeno y los últimos monos de la Patagonia, por lo tanto hay un patrimonio paleontológico muy importante.

¿Cómo definiría la situación del patrimonio en su región?

Aysén está muy aislado. Es la tercera región más grande de Chile, pero de patrimonio arquitectónico no hay mucho, es todo bastante moderno, entonces lo más complicado de proteger y preservar es lo arqueológico y lo paleontológico. Por el turismo ha existido vandalismo, venta de fósiles, y por otro lado la ciudad está en un proceso acelerado de desarrollo, haciendo caminos y un montón de obras que alteran el subsuelo.

¿Cuáles son los desafíos para el patrimonio de Aysén?

Esto depende mucho del entusiasmo de las personas. Hay gente de la Policía de Investigaciones y fiscales súper preocupados por el patrimonio, aunque parezca extraño. Si encuentran un esqueleto es muy probable que sea indígena y no algo criminal, entonces avisan al CIEP. Aquí hay un buen caldo de cultivo pero falta la enzima que permita que el tema realmente cristalice. Lo más importante que viene es el Museo Regional, la única manera de que las colecciones queden en la región y haya una asesoría museológica y de conservación. Esto aportaría con la capacitación y la profesionalización que se necesita. Por último, es clave una institucionalidad patrimonial en Aysén, porque tiene un potencial enorme y no hay en este minuto ninguna institución responsable.