Entrevista · 02/03/2017
“EL PATRIMONIO NOS DA UNA IDENTIDAD COMO PERSONA Y CIUDAD”
Gabriel Fernández es director de la Asociación Defendamos la Ciudad de Temuco. Luego de lograr la restauración de las fachadas del barrio ferroviario y la recuperación de la casa donde vivió Pablo Neruda, la organización se propone concientizar sobre el patrimonio a través de la educación y la organización ciudadana. También busca declarar Zona Típica la feria Pinto y el Barrio Estación, donde convergen distintas etnias, clases sociales y generaciones.
Por Gabriela Campillo

Colaboran:

¿Cuál es su noción del patrimonio?

El tema del patrimonio nace por algo netamente cultural, que tiene que ver con que nosotros tenemos que saber cuidar el pasado y contemplarlo con el presente para poder mirar al futuro. Hoy vemos que las grandes ciudades, o las pequeñas que quieren ser grandes, creen que para eso hay que destruir casas y edificios viejos, y construir nuevos. Y olvidamos cuál es la esencia de cada ciudad. Creo que tiene que ver con un tema cultural y de enseñanza.

 

¿Qué los llevó a organizarse en defensa del patrimonio de la ciudad?

En Temuco, a lo largo del tiempo, se han ido destruyendo las casas que involucraban un patrimonio cultural y tangible de la ciudad. A raíz de eso, a través del proyecto “Vive la Ciudad” con la Universidad Mayor, se recorrieron los diferentes sectores de Temuco y las opiniones de la gente se enfocaban en la feria Pinto y el Barrio Estación como lugares importantes. Recorrimos el sector y nos dimos cuenta de que era histórico: un espacio donde nació el comercio junto a la llegada del tren. En ese momento supimos que era necesario declararlo Zona Típica. También propusimos comprar la casa donde vivió Pablo Neruda en su infancia, porque su padre era ferroviario, lo que se concretó y pronto se construirá un museo sobre el poeta.  

 

¿Cuáles cree que son los principales desafíos para el patrimonio en su región?

Creo que a través de la educación debemos ser capaces de dar a conocer que es muy necesario cuidar el patrimonio cultural, porque nos hace tener una identidad propia como persona y como ciudad, con un legado que queda en el tiempo. Hoy la Araucanía no es un centro turístico como Punta Arenas o Puerto Varas, que son ciudades que el extranjero conoce más. ¿Por qué no potenciar tu espacio de una manera positiva a través de tu propio patrimonio?

 

¿Cuál es su sueño para el patrimonio en su región?

Que las generaciones futuras sepan de dónde son, de dónde vienen. Que tengan una noción de espacio y tiempo de que estuvieron en la ciudad de Temuco, donde vivió Pablo Neruda y donde se juntaba con Gabriela Mistral a conversar, o donde grandes presidentes de ese entonces llegaban en ferrocarril, iban a la feria Pinto y se alojaban en el Marsano, un edificio histórico.