Entrevista · 11/04/2017
EN DEFENSA DEL PATRIMONIO INDUSTRIAL
Fábrica Bellavista de Tomé
Claudio Ramírez es vocero de la Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé, una organización que se reunió para preservar la historia y la identidad de la comuna. Su bandera de lucha ha sido la conservación de la antigua fábrica de textiles Bellavista, que gracias al esfuerzo mancomunado de vecinos, trabajadores de la fábrica y familiares, fue decretada como Monumento Histórico Nacional el 13 de abril de 2016. Hoy planifican cómo llenar de vida este espacio.
Por Gabriela Campillo

Colaboran:

¿Por qué decidieron organizarse como ciudadanos en defensa del patrimonio?

En 2009 la Municipalidad de Tomé inició un proceso de modificación de la plaza de nuestra comuna, que tiene muchas características identitarias. Esto llevó a que nos organizáramos para presentar un recurso que evitara este proceso. El recurso fue aprobado y finalmente no se modificó la plaza de Tomé, lo que nos motivó para formar nuestra organización en defensa del patrimonio cultural.

 

¿Qué sucedió con la fábrica Bellavista?

En 2013 se nos informó que el lugar donde funciona la fábrica textil desde 1975 sería dividido en ocho paños. Producto de eso tomamos la determinación de levantar un expediente para que el edificio se declarara Monumento Histórico Nacional y no se demoliera. El expediente fue presentado en 2014 al Consejo de Monumentos Nacionales, pero la empresa presentó la solicitud al municipio de cambiar el uso del suelo para desarrollar un proyecto inmobiliario que incluía alrededor de 1.500 departamentos. Como mantención para el patrimonio proponían dejar el frontis de la fábrica, la pared, y la torre donde está el reloj. Nosotros rechazamos esa postura y empezamos a enviar cartas, pero consideramos que necesitábamos ser más, por lo que decidimos aliarnos con otras organizaciones, como las juntas de vecinos. En esa instancia de diálogo surgió la iniciativa de crear esta Mesa Ciudadana para defender el patrimonio, y fijamos como primer objetivo la declaratoria de Monumento Histórico Nacional para la fábrica Bellavista.

 

El Consejo de Monumentos Nacionales aprobó la petición ¿Cómo interpretan esta decisión?

Lo recibimos con los pies en la tierra porque este es un medio paso. El paso completo va a ser cuando la ministra de Educación firme el decreto que ratifica la decisión. A pesar de eso, cuando supimos que el Consejo aprobó por unanimidad esto, saltamos de alegría y nos abrazamos como corresponde, porque ese era nuestro objetivo. Era el piso para empezar a dialogar en todas las instancias, para que esto se recupere como una fuerza laboral y se conserve el patrimonio. La fábrica Bellavista es emblemática a nivel nacional, y fue la segunda principal exportadora de tela del país, hasta por lo menos los años ochenta, por lo que tiene un arraigo muy importante en la ciudadanía.

 

¿Cuáles son los desafíos de aquí en adelante para Tomé y su patrimonio?

El segundo desafío es el trabajo en conjunto para desarrollar ideas de contenido que se puedan incluir en el inmueble de la fábrica. Queremos elaborar un plan de gestión con la convicción de que el patrimonio cultural tiene una función social, cultural y económica. Esperamos involucrar a la mayor cantidad de actores, en especial a los más jóvenes. Yo creo que el salto cualitativo que hay que dar es justamente el empoderamiento a distintos actores, por el bienestar de los territorios. Nosotros podemos decidir cuál es el futuro y ser protagonistas de eso.

 

¿Existen lugares patrimoniales que deberían ser protegidos en tu región? ¡Cuéntanos!

contacto@basepublica.org