Opinión · 05/09/2017
"HAY UN PROBLEMA SOCIAL CRÍTICO QUE VA EN CONTRA DE RECUPERAR EL PATRIMONIO"
Región de Valparaíso: Gonzalo Undurraga, presidente de Plan Cerro.
Gonzalo Undurraga lleva más de 12 años trabajando en el patrimonio desde la arquitectura. Realizó clases en la Universidad de Valparaíso y fundó la asociación Plan Cerro, que reúne a profesionales y arquitectos que desarrollan proyectos de rehabilitación urbana en Valparaíso, con el fin de poner en valor y rescatar espacios en desuso en la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.
Por Francisca Pacheco

Colaboran:

¿Cuál es la situación del patrimonio en la región?

Se encuentra en un estado de incertidumbre. La declaración de la Unesco de Valparaíso como Patrimonio de la Humanidad nos sirve porque plantea desafíos y se levanta una discusión, pero los porteños no participan de este fenómeno. Por un lado tienes una población que vive en los cerros, en la zona informal, que no se relaciona con esta economía naciente del patrimonio, del turismo o las actividades relacionadas con el rescate patrimonial de la ciudad y por otro tienes una actividad portuaria que ocupa el único activo que puede reconvertir esta ciudad, que es el borde costero, para fines de actividad industrial dura. Entonces los principales actores, la comunidad porteña y el puerto de Valparaíso, están ajenos al centro de la discusión del rescate de la actividad patrimonial.

¿Cuáles son los mayores problemas que enfrenta el patrimonio?

Hay un  problema social crítico: si caminas por las calles de Valparaíso, te enfrentas a una precariedad ambiental y social que va en contra de cualquier posibilidad de recuperar el patrimonio. Por otro lado, se intenta desarrollar sólo como un destino turístico cuando debería ser una alternativa de vida, no sólo para visitar, sino para vivir, con toda la plataforma de servicios. Otro problema fundamental es la falta de integración de la actividad portuaria con un desarrollo de la ciudad vinculado al rescate patrimonial. El puerto se expande sin que exista un pensamiento visionario del impacto que puede causar o de cómo se podría mejorar esta relación puerto-ciudad.

¿Cuál es el patrimonio que se debiera proteger en la región?

El rescate del borde costero, que puede ser el detonante para el rescate del plano y el de los cerros. No se trata solamente de rescatar edificios, sino que de abrir espacios públicos, de tener una nueva oferta de atractivos para que la ciudad se pueble, se equipe y se convierta en un polo de atracción para las empresas, la innovación y la tecnología. Esto ayudaría en la recuperación patrimonial. El patrimonio no es un objeto o una cosa que uno tenga que cuidar como un museo vacío por dentro, sino que se trata de que haya una actividad económica que justifique la recuperación de edificios de barrios históricos, en sintonía con la población local, que pudiera estar siendo incorporada a ese fenómeno.

¿Cuáles son los desafíos respecto al patrimonio?

Se deben cuidar los centros históricos, que se les dé una posibilidad de reconversión y modernización, que no se desocupen ni se conviertan sólo en tiendas boutique. Se debe poder vivir, trabajar y comprar en la ciudad. Para que eso ocurra hay que regularlo con políticas de planificación territorial que mantengan el tejido urbano de valor, complementandolo con obras nuevas que no hiperdensifiquen y que resguarden el espacio público.