Entrevista · 06/09/2017
“NO EXISTE VISIBILIZACIÓN DE LA CÁRCEL PORQUE NADIE LA QUIERE VER”
Sebastián Saavedra, Centro de Investigación y Defensa Sur. Región de la Araucanía.
Con un equipo formado por abogados, psicólogos, antropólogos y trabajadores sociales, el Centro de Investigación y Defensa Sur se ocupa de comuneros mapuches procesados por las reivindicaciones territoriales de su pueblo, apoyando a su comunidad y colaborando en la realización de sus ceremonias. “Aquí los presos mapuches son bastante respetados, porque los delitos por los que son enjuiciados tienen una connotación política, distinta a los delitos comunes”, explica Sebastián Saavedra, abogado de la organización.
Por Daniela Sánchez

Colaboran:

El Centro de Investigación y Defensa Sur (Cidsur) es una organización ubicada en Temuco, formada en abril de 2011 a partir del interés de algunos profesionales de la Universidad de la Frontera por defender a los mapuches que participan en la reivindicación de tierras.

 

“A todos nos ha llamado la atención la forma en que este pueblo ha logrado sobrevivir dentro de otra nación sin perder su raigambre y su esencia, a pesar de la cárcel y de imposición de leyes tan complejas como la Ley de Seguridad Interior del Estado”, afirma Sebastián Saavedra (32), abogado de Cidsur.

 

Saavedra explica que cuando un chileno no mapuche cae preso, generalmente es su familia nuclear la que se ve afectada, a diferencia de los comuneros mapuches donde no sólo es afectada la familia sino también la comunidad. Es por esto que el trabajo de Cidsur no sólo involucra al preso y a su familia más cercana, sino que implica conocer a la comunidad completa, colaborando con los comuneros en la realización de sus ceremonias al interior y exterior de la cárcel, además de realizar visitas, explica. Tal como ocurrió con el We Tripantu o Año Nuevo que se realizó el 24 de junio, una celebración que para los mapuche necesariamente tiene que ser compartida con su familia.

 

¿Cuáles son los mecanismos de participación que tienen los presos en La Araucanía?

No veo que tengan mucha posibilidad de participación salvo los Centros de Estudio y Trabajo (CET). El de Vilcún es muy grande y tienen más espacio de libertad: ellos pueden trabajar y tienen más permisos para hacer sus trámites. Fuera de ese lugar no cuentan con muchos espacios para su desarrollo. Cuando se trata de presos políticos mapuche sí existen más ámbitos de participación, pero eso lo da la reivindicación y las personas que se ven involucradas en ese tipo de procesos, porque ellos son los que exigen que los presos tengan la posibilidad de manifestar sus inquietudes a través de comunicados y ceremonias. Siempre parte más de los comuneros que de la cárcel.

 

¿Existe una relación entre cárcel y ciudadanía?

Yo no conozco una relación muy cercana. La cárcel de Temuco está dispuesta en un lugar relativamente céntrico y quizás exista una cercanía mayor que en otras partes pero, salvo las manifestaciones de los presos mapuches, no existe una mayor visibilización de la cárcel porque es un punto que nadie quiere ver. Año a año caen presos mapuches por la reivindicación territorial y cada vez que ocurre se realizan manifestaciones al exterior de la cárcel, principalmente por parte de comuneros mapuche pero también muchas personas que no son mapuches apoyan estas reivindicaciones, se acercan a este lugar y se produce esa cercanía con la cárcel.