Entrevista · 04/09/2017
“NUESTRO PATRIMONIO ESTÁ MARCADO POR VARIAS CULTURAS”
Los Lagos: Izidor Mora, presidente de la Delegación Zonal Llanquihue del Colegio de Arquitectos de Chile.
Izidor Mora es presidente de la delegación del Colegio de Arquitectos de Llanquihue. A través de su organización se ha propuesto la defensa del patrimonio en una zona que urbana y rural que, a su juicio, está marcada por la confluencia de distintas culturas, tales como las comunidades huilliches y chilotas y el patrimonio heredado de colonos españoles y alemanes.

¿Cuál es la situación del patrimonio en Los Lagos?

Las pequeñas localidades urbanas y asentamientos rurales aislados han podido preservar sus valores patrimoniales de forma casi intacta, gracias al cariño de sus habitantes por algo que les pertenece y que han heredado de sus antepasados. Por otro lado están las construcciones de alto valor patrimonial ubicadas en los  centros históricos de ciudades con mayor grado de desarrollo, como Puerto Montt, que ha perdido lo más importante de su patrimonio arquitectónico en menos de 30 años. Esto ha coincidido con el boom de la industria salmonera y de las actividades económicas vinculadas a la construcción.

 

¿Cuál es la particularidad de ese patrimonio?

Nuestro patrimonio arquitectónico, urbano y rural está marcado por la confluencia de varias culturas y momentos históricos. Monteverde fue recientemente identificado como uno de los asentamientos humanos más antiguos  de América, hace aproximadamente 33.000 años, lo que pone en duda la teoría migratoria desde Asia a través del Estrecho de Bering. Esto agrega un nuevo componente al valor de los patrimonios locales, complementando el aporte de las comunidades huilliches y chilotas, así como de las obras heredadas de los conquistadores españoles y colonos alemanes de la cuenca del Lago Llanquihue.

 

¿Qué avances ha habido respecto al patrimonio?

Uno de los logros más importantes es el surgimiento de iniciativas por la defensa del patrimonio, como las declaratorias de Zonas Típicas de los cascos históricos de Puerto Varas, Frutillar y Puerto Octay. También la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco de 16 templos católicos del Archipiélago de Chiloé, junto a los trabajos de restauración y reconstrucción de muchas de ellas.

 

¿Cuáles cree que son los principales desafíos para el patrimonio de su región?  

Uno de los principales desafíos es la modernización de la legislación y normativa que regula los temas patrimoniales a nivel nacional. Nos referimos a la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales, en vigencia desde el año 1970, y a las atribuciones del Consejo de Monumentos Nacionales, en tanto órgano del Estado encargado de su aplicación. Otro de los desafíos es la descentralización, tanto de las decisiones administrativas del Consejo de Monumentos Nacionales, como de los recursos disponibles para la protección de los patrimonios a nivel local.