CÁRCEL Y CIUDADANÍA

Siete de cada diez personas privadas de libertad tuvo a su padre o madre presos cuando era joven. Casi el 65% dejó su hogar antes de los 18 años de edad. El 43% estuvo en un centro de menores y ocho de diez no terminaron el colegio. Aquí, la historia de la única ley que podría proteger sus derechos fundamentales y cómo desapareció luego de dos años de trabajo. Además, las historias de 15 ciudadanos de todo Chile que trabajan colectivamente por mejorar las condiciones de vida de la población penal.